CERDET

CERDET : Inicio / Difusión / La vida de un pescador Weenhayek
A+ R A-

La vida de un pescador Weenhayek

Pescador Weenhayek

Esta es la vida de un pescador
Que pasa las noches en las orillas del río pilcomayo
Aprovechando la luz de la luna y las estrellas,
Escuchando el ruido de agua que arrastra las piedras,
los  ruido de buhos y murciélagos
y el resonar de los vientos que soplan del Aguaragüe

Hablar de la pesca  es hablar de la vida del weenhayek porque en la pesca se pasa nuestra vida. Para muchos de nosotros  la primera comida que nos da nuestros padres es el pescado.  A veces   los que son niños  comienzan  a pescar desde los 5 años viendo como lo hacen sus padres.

Yo recuerdo que pasaba muchos días ayudando en la pesca, sacando agua de la chalana. Luego aprendí a pescar con varias herramientas, con  anzuelo, red tijera, red pollera, gancho, lanza y con la red de arrastre o red grande. Con estas herramientas he pasado una vida muy complicada. Cuando uno va a buscar un buen trecho para la pesca uno   a veces  sufre de resfríos, otros días tenemos que aguantar la lluvia y el frío, otro día el calor del sol en nuestra cabeza,  otras veces sufrimos por el  viento y el polvo, otras veces tenemos hambre cuando no se puede sacar ni una boga. Cuando vamos a pescar por las noches tenemos que pelear contra el sueño. Lo mas grave  es cuando estamos al lado del río  y tenemos mucha sed, y no se puede tomar agua del río porque está muy turbia  con arcilla y arena.

El agua del río solo se puede tomar entre los meses de marzo a septiembre, porque el agua empieza a aclararse, después el agua se vuelve turbia, este año no se ha aclarado el agua como antes.

En los años de 1970 no se hablaba de contaminación  del río Pilcomayo, no se veía ningun efecto, el agua del río era muy sana;  recuerdo que tenía mucha corriente, habían remansos muy profundos, había tanta agua que no se podía pasar andando, teníamos que buscar un palo y cruzar con ese palo para tantear la profundidad del río. Pero actualmente el río sufre de muchas cosas: desvíos de agua para el riego y otros problemas. Ahora se ha reducido mucho el caudal del río, hay poca corriente y en los meses secos a partir de agosto se ve el río como si fuera una quebrada. Y no sé que pasará después, pero en mi criterio hay que buscar alternativas para dar soluciones al caso.

A veces yo bajo a pescar al río y me doy cuenta que se puede distinguir los problemas que hablo. Esta es una gran preocupación para nosotros, porque durante la temporada de  pesca  entre abril y septiembre  viene gente de todas partes a pescar, hasta de la Argentina.

En estos meses de pesca, casi todas las familias weenhayek se trasladan desde las comunidades hasta los campamentos de pesca. Los niños antes se perjudicaban porque tenían que acompañar a sus padres en el río y dejaban de ir a la escuela. Por eso hemos peleado mucho para conseguir el calendario escolar regionalizado. Ahora durante la temporada de pesca los niños  Weenhayek están en vacaciones escolares, y recién vuelven a clases a partir del mes de agosto cuando está por terminar la época de pesca. Las  clases duran entonces hasta  el mes de abril del año siguiente cuando esta por comenzar nuevamente la temporada de pesca. Así las familias están con todos su s hijos en los campamentos y pueden trabajar tranquilos y se quedan ahí porque tienen que completar la carga de los camiones y por eso no conviene ir a la comunidad sino que debemos quedarnos en los campamentos, ya que a veces queda lejos de la comunidad.

Yo pienso que para nosotros  es cada vez  mas difícil  la pesca, yo me acuerdo que cuando empezaba a pescar en 1970 para que lleven el pescado a otros departamentos, no se pescaba tanto en comunidades mas adentro o mas abajo, por ejemplo de parte de Argentina y Paraguay, antes era solo de autoconsumo en esas partes.
Yo creo que no disminuyó el número de pescado sino que aumentó el número de pescadores  en los tres países, por eso pienso que nos están quitando nuestras fuentes de vida, en esto hasta están los mismos compradores. Hace años los únicos que pescábamos éramos los originarios, ahora hasta gente que viene en vagonetas se pone a pescar para vender.
Como originarios tenemos que velar y controlar el manejo del río  porque los funcionarios públicos siguen dando permiso a personas nuevas, dándoles concesiones de pesca, muchos paisanos ya han tenido problemas  con la gente criolla y estamos cada vez más arrinconados.

Cuando el paisano tiene un buen lugar de pesca y se gana bien por día, se puede ganar hasta 80 Bs por día, en ese tiempo de pesca se puede comprar ropa para los hijos, para que compren su material de estudio, etc… 
En la actualidad se menciona que se va a hacer muchas cosas con el río. Pienso que en el futuro se debe hacer un manejo sostenible, como algunos criaderos de pescado y tener un control ambiental.  Esto es todo, en otro momento, contaré de otras cosas en la vida del pescador ‘weenhayek.

Joomla 1.6

Joomla 1.6 template